lunes, 22 de junio de 2015

ViAJE AL AYER A ALMENDRALEJO

El viernes 19 de junio, presenté mi novela "Viaje al ayer", publicada por "La regla de oro", en el lugar que más ilusión me hacía: mi pueblo, Almendralejo. Ahí tengo mis raíces más profundas, y allí fui a hacer mi emotivo viaje en el tiempo.
La tarde era calurosa, pero apenas lo notaba, porque  el calor que más sentí, fue el  del cariño de mis amigos y paisanos.
Espectacular imagen de la Parroquia de la Purificación. Foto GP 


El acto se celebró en el Centro Cívico, la organización fue perfecta. Agradezco al Excmo. Ayuntamiento de Almendralejo su buen hacer y todas las facilidades que me han dado a través de la directora de la biblioteca, Maite Pérez que hizo un trabajo redondo. Hablando con ella, me contó la vida cultural del pueblo y los muchos actos que organizan para promoverla, y me sentí muy orgullosa del excelente trabajo que hacen, y las buenas ideas que tienen. También agradezco su apoyo  a la Asociación de Libreros.
Invitación al acto
El acto comenzó con unas entrañables palabras de la delegada de cultura, Lola Lázaro Pintor, que me sorprendieron y me llegaron al corazón.
La presentación corrió a cargo de mi amiga Carmen Fernández-Daza, directora del Centro Universitario Santa Ana, Cuando se lo pedí ignoraba las muchísimas obligaciones que tiene por estos días, y me sentí culpable del tiempo robado; así que le agradezco enormemente el maravilloso y concienzudo trabajo que ha realizado desglosando mi novela con una minuciosidad que dejaron impresionados, tanto al público asistente, como a mi. 
 Con Lola Lázaro Pintor, delegada de cultura y Carmen Fernández-Daza, directora del Centro Universitario Santa Ana, Foto GP


Comenzó con unos apuntes tiernos y entrañables de nuestra infancia, conseguí a duras penas que las lágrimas no afloraran a mis ojos, pero mi corazón era un mar inundado.
Hizo una introspección profunda de la novela, desde el punto de vista técnico, los personajes y el argumento y un completo análisis con referencias literarias sobre viajes en el tiempo. Nada quedó fuera de su acertado ojo clínico.
Un botón de muestra de su  intervención:

"...Los elementos que hacen especialmente atractiva la novela, son la intriga, la historia amorosa, incluso la intromisión de lo extravagante abordado con una enorme naturalidad y un encantador derroche de imaginación. A pesar de ser una novela -en el trazado estético y en el uso de la lengua, del siglo XXI- tanto ha sido el esfuerzo documental de la autora, tanto el conocimiento de la prensa del XIX, de sus modos y miras, que alguna vez he imaginado, viajando al ayer, que bien pudiera haber ocupado su espacio en los faldones de algunos de los semanarios o periódicos decimonónicos..."


Carmen, en un momento de su magnífica intervención. Foto GP
En mi intervención viajé a mi infancia, hice memoria de recuerdos alegres y brillantes tenidos lugar en esa tierra, y como allí se fraguó mi gusto por la lectura y la escritura, y di unas breves pinceladas de mi novela.

Un momento de mi intervención Foto de Antonio M-C
 Los asistentes, los que dieron calor al acto, a ellos dedico mi agradecimiento más profundo. La representación fue variada;  La familia Cue, capitaneada por mi queridísima Curra, sus hijos, y su vital madre, (esos besos que me das, Merche, alimentan); entrañables amigos de siempre de mi padre, los Greus, los Losada, José Manuel Caballero, Pepa Pulido; otros amigos del paisaje de mi infancia, Laly, madre de mi querida Carmen, Sierra, de la Hera, Llamas; mis queridas compañeras del colegio Santo Ángel, Yaye, Merche, Marichu, Inma, Tony,  al que fui hasta los trece años; mi profesora de segundo de EGB, la señorita Loly,  le doy gracias por las miles de redacciones y dictados, que me hizo hacer; Mari Tere, la deliciosa señora que regentaba el puesto de chuches del Paseo de las Padres y que  es la "culpable" de lo que  me gustan las golosinas. Hoy es presidenta de la asociación "La ventana literaria " ,y flamante premio "Ama de casa 2015", Personas de la vida cultural del pueblo; Francisco Zarandieta, cronista oficial de Almendralejo, el poeta Zambrano y el presidente de la congregación de los Luises, Manuel Rodrigo, con sus familias;  los nuevos amigos hechos a través de las redes sociales, Angel, Guillermo, Juan José, Juncal...;  y otras muchas personas que no conocía, amigos de los asistentes y aficionados a la lectura.
Gracias también por los  mensajes y llamadas de felicitación de quiénes no pudieron asistir.
Doy las gracias a los autores de las magníficas fotos del reportaje: Guillermo Plano,  y a otro pequeño fotógrafo: Antonio, Antoñito, pequeño en edad y grande en ocurrencias y espontaneidad.
Durante la firma de libros. Foto de Antonio M-C


Vista del salón de actos. Foto GP


Asistentes al acto. Foto GP

Con mi  amiga y compañera de colegio, Yaye Juarez. Foto GP 
Con Guillermo Plano, autor de la fotos de esta entrada


Con la encantadora Pepa Pulido, Foto GP
Con mi queridísima Curra Cue, Foto de Antonio M-C
Gracias de corazón, Almendralejo. Sus gentes hacen honor al sobrenombre que tiene: "Ciudad de la Cordialidad"

viernes, 12 de junio de 2015

CRÓNICA DE UNAS FIRMAS ANUNCIADAS

El trabajo de un escritor es solitario. Solos frente al ordenador o el papel,  eso sí, con la compañía de un mundo poblado de seres de ficción. Pero cuando el libro ve la luz, sale la otra cara de la moneda: el contacto con el lector, algo muy gratificante.
Esta semana he tenido dos experiencias cercanas con los lectores  a través de dos firmas.

La primera, en la librería "La dama boba" situada en el interior del Mercado de Diego de León, 26, la regentan Mar y Pedro, dos personas llenas de vitalidad. Es un espacio que tiene magia. Te atrapa el colorido, y la variada selección de libros repartidos en estanterías que llegan hasta el techo. Hay narrativa infantil, juvenil, poesía, religión, biografías, novelas... En la puerta hay colgado un cuento de Bambi. Me dan ganas de regalárselo a un niño. Creo que ya sé a quién.


Fachada de la librería en el Mercado de Diego de León
  
Yo firmo sentada en una mesita  revestida con una tela naranja que una clienta ha regalado a Mar. La miro trabajar, coloca libros, hace consultas en el ordenador,  cobra, aconseja lecturas; a una chica joven que su madre quiere que lea, además de mi libro le recomienda " La tesis de Nancy"  y nos reímos mucho cuando escenifica expresiones sevillanas que oye la protagonista. Regala a los clientes unos divertidos marcapáginas. No para, tiene mucha energía. De vez en cuando habla por teléfono con Pedro, la otra mitad de la librería y se le pone la misma cara que al emoticón de corazones en los ojos.


Con Mar, amiga y propietaria de la librería
En la mesita de las firmas

Hablo con los lectores. Me gusta que me cuenten qué les sugiere la portada, qué creen que van a encontrar. Una señora me cuenta que tiene un hijo con un buen trabajo como abogado, pero que le gustaría escribir. Le animo a que lo haga, es compatible y disfrutará. Otra me dice que el libro es para su madre. Otros me cuentan qué están leyendo en ese momento o con qué lecturas disfrutaron. Vienen amigas mías ¡qué agradable es verlas y cómo agradezco que vengan!
La firma más entrañable que dedico esta mañana es para un regalo a una adolescente que acaba de superar un tumor cerebral,  A pesar de las secuelas es una joven siempre sonriente, siempre positiva y llena de fe. Admirable. Por unos instantes me vienen a la memoria mi padre y Carlos. Sé que ellos ahora están bien.
La mañana acaba. Mar yo estamos contentas. Ha sido agradable y divertido.



Librería Antes AT situada en Lagasca 120
La segunda firma tiene lugar dos días después en El Retiro, en la caseta de la librería "Antes". Sus dueños Alfredo y Carmen son un encantador matrimonio, licenciados en Geografía e Historia. Su amplia y surtida tienda está especializada en historia, arqueología, historia de las civilizaciones, narrativa etc. Alfredo es también escritor y lleva quince años en esta tarea.

El escritor y dueño de la librería Alfredo  Tiemblo con sus obras.



Esa mañana hubo una gran tormenta, y aunque me encanta el agua y la lluvia, estaba preocupada por el tiempo, pero ha hecho una tarde espléndida. Llegué un poco antes para dar un paseo como lectora y aproveché para hacerme con la apetecible obra de mi amigo Jesús Greus: Aquella noche en el mar de las Indias.
Me instalo en la caseta. Es sorprendente ver el ambiente a través de ella. Me entusiasma mirar a la gente que pasa, ver por qué  títulos se interesan y qué comentarios hacen.
Recibo una visita especial: Pilar Mateos, reconocida escritora infantil y juvenil, premio Barco de Vapor, y entrañable persona. Vienen más queridas y antiguas amigas.
Y de nuevo hablo con lectores; me dicen que les gusta la portada, una autora teatral dice que la joven que aparece en la misma cree que es una institutriz... no anda muy lejos; otros leen con curiosidad la sinopsis, una chica, Isabel, me comenta que también ha escrito sobre viajes en el tiempo, cuando lo publique quiero leerlo. Viene mi madre, no se pierde ningún evento mío. Y otra visita me ilusiona: mi sobrino mayor, Rodrigo, ya adolescente y gran lector.
Llegan las nueve de la noche. El tiempo ha pasado volando y con pena me despido de Alfredo y su madre, una excepcional ayudante.

En la caseta, con mis libros.
Y el próximo evento literario y el más especial para mi, tendrá lugar en Almendralejo, mi pueblo, dentro de unos días. Os lo contaré.

Definitivamente, me gusta ser escritora.