viernes, 16 de diciembre de 2016

LUGARIA

¿Qué cara se le queda a un escritor cuando ve un libro suyo terminado por primera vez? Yo no lo he visto nunca, pero os puedo contar la mía. Abro, como unos Reyes adelantados, la caja, que me envía la editorial con  libros y leo: "Lugaria", mi rostro dibuja muchos gestos. De incredulidad: ¿Todo un año de escritura está ahí contenido? De curiosidad: miro la portada, contraportada, mi foto (Gracias María), estoy contenta con el resultado. Finalmente me quedo sorprendida de leer que se terminó de imprimir el día de San Juan de la Cruz, maravilloso poeta místico del renacimiento español y patrón de los mismos. Justo ahora que conozco un entusiasmo por la poesía. Un detalle que me ha hecho feliz.En resumen: mi cara dibuja una sonrisa de dicha.

Ya sabéis que no me gusta destripar los argumentos, porque es, como decía una tía mía escritora, enseñar las raíces de una planta y no es bonito. Pero algo de las "hojas" puedo contar.

En esta novela, todos los personajes son de ficción, nada tienen que ver con mi vida, ni la de mi familia, pero si viven en un mundo real; y como pasa en las obras de todos los novelistas, hay reflejos emocionales de nuestras propias vidas. He plasmado en algunos personajes alguna experiencia o sentimiento que si me pertenece. Especialmente en lo relacionado con las artes. Y os desvelaré algunos.

"Lugaria" editado por Éride ediciones
http://erideediciones.es/14473-2/


En pintura, aparece uno de mis cuadros favoritos: "Almuerzo sobre la hierba" de Manet. Me causa una gran impresión siempre que lo veo, dos veces he tenido esa suerte. Y los personajes... también tuvieron ese placer.
En literatura, hay una referencia a mi admirado Stefan Zweig. Una de sus novelas, es comentada por los protagonistas. 
Algunos nombres no son casualidad, en especial los femeninos han sido fruto de mis lecturas adolescentes. Natalie, personaje secundario, se llama así por el personaje del escritor  norteamericano Jonh O'Hara y su inolvidable "Desde la terraza".
Emily... Creo que lo adivináis... ¡Sí! Emily Brontë. La inolvidable autora de "Cumbres borrascosas" que vivió en la época victoriana.Periodo que me fascina y del que amenazo con escribir una novela en ese escenario.
En cine y música, hay guiños a la época de mis padres y a mis años juveniles. Cuántas veces ponía el pinchadiscos de "Tartufo" la canción de Los Secretos "Déjame"...que escuchan en un momento dado mis personajes.

¿De dónde salen las ideas para escribir una novela? los escritores cuentan que de una frase, una canción, una idea, una imagen, una pintura... el germen a veces es insospechado. Y esta novela no pudo tener un comienzo más divertido... salió de un armario marrón y empotrado de la casa de mi madre. Pero no os cuento más, eso lo haré en las presentaciones. La primera será en  Almendralejo en enero y en Madrid y Valencia en febrero. Os avisaré para hablaros del armario y su magia.

De los que viven en  esta obra de ficción; cómo son, sus devenires, que sienten, por donde pasean... eso ya son descubrimientos que os corresponden a vosotros lectores. Se abre la página:... empieza "Lugaria".
www.libritienda.com

jueves, 1 de diciembre de 2016

¡ES IRENE VILLA!


Conocí a Irene, hace pocos días de forma casual. Yo había acudido al Rastrillo de Nuevo Futuro para firmar ejemplares de mi libro "Viaje al ayer". Mi agradecimiento a mi amiga María LP por sus facilidades para esta firma.
De pronto la vi llegar,  también venía a firmar sus libros. Me puse contentísima de mi buena suerte, me hacía mucha ilusión conocerla. Irene, se acercó a saludarme con una gran sonrisa,  y es que sonríe de forma esplendorosa,  tienes la sensación de que todo el año es Navidad. Es natural y cercana, me enseña fotos de sus hijos, el pequeño tiene tres meses y es una adorable bolita. Me cuenta algo divertido: por la calle es habitual que le digan: ¡Es Irene Villa! y  un día al entrar en su casa, su hijo de cuatro años exclamó: ¡es Irene Villa! a lo que ella contestó: ¡Soy mamá! Me reí muchísimo con la anécdota.

La reina Sofía, que esa mañana visitó el Rastrillo, se acercó a nuestro stand y saludó cariñosamente a Irene, se conocen desde hace mucho tiempo y el afecto entre ambas es palpable.

Observo que todo el mundo la mira, quiere hacerse fotos con ella, (¡Incluida yo!) se acerca, le hablan... Ella, encantadora atiende a todos de forma simpática y amable. Y firmó un montón de libros, Irene estaba feliz de poner su granito de arena para los niños de Nuevo Futuro.

Se me ocurrió la idea de hacerle una entrevista para este blog, con el deseo  de que vosotros también disfrutéis, como yo lo hice ese rato que pasé con ella. Me dijo un sí, sin dudar. Se lo agradezco de corazón. 

Con Irene en el Rastrillo

La primera pregunta, Irene, es algo por lo que te tengo especial admiración. En tu vida has desechado totalmente el odio y el rencor. Simplemente no existen ni en tu alma, ni en tu vida. Elegiste el lado luminoso.

-¿Qué les dirías a las personas ahogadas, por un motivo u otro en el odio o rencor?

Que ese sufrimiento en el viven a causa de esas emociones tan dañinas, solo lo sufren ellas, a quienes les han hecho daño, no les llega nada de ese odio, al revés, se alegran de haber conseguido contagiarles odio, porque quién está mal, quiere que todo el mundo lo esté. Yo no permití que además de robarnos partes del cuerpo, se quedaran con mi alegría y mi paz interior también. No les iba a conceder tal privilegio.


Eres periodista, escritora, conferenciante, psicóloga, esquiadora paralímpica, tienes una fundación,  y eres esposa y madre. No me cabe duda que el papel que más te gusta es el de madre, Te delatan esas caras de felicidad mirando a tus niños. ¡Y solo tienes treinta y ocho años! ¡Y millones de cosas por hacer!

-¿Qué proyectos o actividades te harían ilusión poder hacer en los próximos años?

La verdad es que he cumplido tantos sueños, que ahora lo que quiero es facilitar a otras personas a cumplir los suyos, con la fundación hacemos que otras personas con cualquier tipo de discapacidad puedan trabajar, hacer deporte,realizarse para tener más felicidad en sus vidas. Yo, como dices, con mis tres pequeños ¡no puedo pedir más a la vida!. Seguiré escribiendo y compartiendo emociones y experiencias.


Y hablemos un poco de libros, tienes cinco  en el mercado. El último, una novela " Como el sol para las flores" Judith, la protagonista trabaja con niños de acogida en riesgo de exclusión. El libro aborda una temática dura y nació de una experiencia personal tuya en Mallorca, como cuentas en el libro. Te imagino escribiendo cuentos para niños,

-Dime ¿Cómo imaginas a un niño protagonista de un cuento tuyo? 

¡No lo descarto! De hecho queremos hacer uno a beneficio de nuestra fundación para acercar la discapacidad a los más pequeños y que todos lo vean como los míos: como una circunstancia más, pero que no te limita si tu no quieres y mucho menos es motivo de marginación. Quizá ese niño iría en silla de ruedas, pero eso sí, lo que no puede faltar es la sonrisa eterna, porque: ¡¡es la puerta abierta a todos nuestros sueños!!

Y para terminar, me gustaría hablar de tu fundación, cuya misión es transmitir valores positivos y facilitar la integración de las personas, discapacitadas o no, a través de la formación, deporte y empleo.

Me gustaría que nos contases brevemente alguna historia  que hayas vivido a través de ella y que te haya impresionado o inspirado... y si tiene final feliz ¡mejor! Sé que te gustan las historias que acaban bien y que luchas para ello.

Estamos precisamente inmersos en el proyecto estrella: la Flor Dulce de Navidad, elaborada decorada y empaquetada por personas con discapacidad intelectual y en esos obradores, todos juntos, ha pasado de todo. Desde un tren por todo el gremio de pasteleros bailando la conga con mi marido en cabeza, relaciones de amor, que surgen espontáneamente, hasta lograr puestos de trabajo para ellos en algunos grandes almacenes.

http://www.fundacionirenevilla.org/
Os dejo la web para que conozcáis la Fundación ¡Y para que os pongáis morados del riquísimo bollo de Flor Dulce de Navidad!


¡Gracias Irene! por tu tiempo y tu sonrisa;  y sigue dejándonos esas piedrecitas blancas de sabiduría  y optimismo en el camino, para que te vayamos siguiendo. Además; ¡ahora, tienes tres Pulgarcitos de ayudantes!

¡Gracias a ti! Preciosa entrevista. Ojalá este año se vendan aún más Flores de Navidad, para financiar a estas Fundaciones que colaboran cada año con nosotros, como ALARDE, DOWN MADRID  o DOWN ASTURIAS.

lunes, 7 de noviembre de 2016

LOS PRIMEROS PASOS DE UNA LECTORA

Hay mucha gente que recuerda con precisión su primer beso. Yo no. Se me han quedado en la memoria otros. Uno, dado a la luz de la luna, blanca ella y blanco el lugar; el último que di a mi padre; y el primero a las cabecitas de mis mini Monteritos.

Pero con los libros es distinto. Recuerdo con pasión y exactitud con el que aprendí a leer: era  el "Senda" de Santillana, y mis primeros amigos literarios se llamaban Toni, Moncho y Mina. Me los presentó mi profesor de Almendralejo: Don Félix. Debo tardes inolvidables a mi primer maestro, que con paciencia plantó en mí una semilla para toda la vida.

Senda de la editorial Santillana para primeros lectores. Apareció en 1971


Después llegaron cuentos, que me provocaron toda clase de sensaciones: ¡Qué pena sentí por "La niña de los fósforos" de Hans Christian Andersen!.  ¡Qué aventuras alegres viví con la "Vuelta al mundo en ochenta días" de Julio Verne!.

Luego en la década de mis diez años, mi mundo literario fue invadido por Enid Blyton y sus inolvidables "Cinco" y sus "Torres de Malory," que mis amigas del Santo Ángel me regalaban en mis cumpleaños.

En la siguiente década, ya en la adolescencia, el mejor regalo fue la biblioteca de mis padres, también en Almendralejo. Como en una almoneda convivían enredados libros de mi abuela, de mis padres y en las alturas tomos de química de mi bisabuelo, que confieso fueron los únicos que no toqué. Tenían las tapas negras, eran muy gruesos y estaba muy alto... Los demás, pasaron casi todos por mis manos, de forma que ya he contado en otras ocasiones. Según me sedujera el título: "Sonata de invierno" me parecía   evocador. Así conocí a al Marqués de Bradomín. Don Ramón María todavía tardé un tiempo en saber quien era. 
A mi abuela le gustaba Agatha Christie y disfrutábamos con sus misterios. Al final de su vida, seguíamos leyendo los mismos libros  El último: "La Abadía de Northanger". No es la mejor obra de Jane Austen. Pero tiene un sitio en mi corazón por ser el último que ella leyó.
Mi gran descubrimiento, en el estante tercero fue un título que me atrajo poderosamente: " La piedad peligrosa" y ya para siempre admiré a Stefan Zweig.
El primer libro con algo de erotismo corrió a cargo de Alberto Moravia, puedo aún ver en mi cabeza aquella silueta de una mujer desnuda reflejada en el agua a la luz de luna. Ese libro vivió varios días debajo de mi cama hasta su vuelta a la biblioteca, con el vivo temor de cargármela si lo descubrían.

Después, mi afán era que las lecturas me durasen muchos días y acabé, casi sin poder sostenerlo, teniendo en mis manos "Desde la terraza" del norteamericano John O'Haara. Su personaje de Natalie me fascinó y he tomado prestado ese nombre en la próxima novela que voy a publicar: "LUGARIA." No es el de la protagonista femenina, no soy tan copiona, pero hay una inspiración...
Otro libro que me dio muchas alegrías por su grosor y por ser prácticamente interminable fue... el diccionario. En el mismo sofá verde, que servía de isla desierta, como para jugar a no pisar el suelo, pasé horas abriéndolo al azar y descubriendo palabras que inocentemente incluía en conversaciones, pensando  que eran de uso corriente y dejando a mis padres convencidos de que tenían una repipi bajo su techo.
El tiempo pasó y la formación académica terminó ordenando el caos de mis primeras lecturas, poniendo en su sitio y épocas, autores y obras. Pero los sentimientos que me regalaron permanecen y aún  viven en mi.

Dicen que leer alarga la vida. Pues no lo sé.  Pero que vives muchas vidas, y que tu mundo interior se ensancha es cierto. Y  decía Thomas de kempis: " He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos".Y éso, si lo he experimentado totalmente. En aquel lejano pasado, y ahora en el presente. 

martes, 16 de agosto de 2016

ALMENDRALEJO-PARIS EN BICI

La historia que os voy a contar hoy, os va a gustar. Tiene un héroe, una gesta, un ángel, dos ciudades maravillosas y muchas aventuras.

El héroe es Fernando Fernández. La gesta es recorrer  dos increíbles ciudades, Almendralejo- París en bici. ¿Con qué fin? el de recaudar fondos para  Pablo, el ángel, un pequeño almendralejense de cuatro años, que tiene parálisis cerebral y necesita aparatos y cuidados especiales para mejorar su calidad de vida. Y las aventuras... las va contar Fernando.



Los dos protagonistas: Fernando y Pablo.
Empresas colaboradoras 

Enterada de que en una de las etapas pasaría por San Sebastian, donde yo estaba esos días, le puse un mensaje, diciéndole que quería conocerle y desearle suerte en su siguiente etapa. Me contestó enseguida. Quedamos a las 8 de la mañana en una cafetería de la Playa de la Concha. Le vi llegar en la bici con su maillot amarillo; me saludó con la mano y una sonrisa deslumbrante. Es su seña de identidad, sonríe con facilidad y me acuerdo de la frase de la Madre Teresa: "La paz empieza con una sonrisa". 

Nos fuimos a desayunar y comenzó una charla amena y divertida. Fernando es cercano, afable y humilde. Me contaba que todo empezó durante la gala de los tapones para Pablo, la primera iniciativa que se tomó. La gente bailaba y cantaba, y él pensó: yo, ni canto ni bailo. ¿Qué podría hacer? y su primera idea fue la venta de las camisetas. Amarillas como las de tour y con los anagramas de los patrocinadores, cada uno de ellos ha aportado 50 E. Luego se le ocurrió hacer este recorrido en bici. Ambas ideas fueron muy bien recibidas y enseguida se inició la maquinaria para darles forma. Y las dos han sido un éxito. Aprovecho para contar que mi camiseta, la compré porque me enteré en el facebook, e hice el ingreso, en la cuenta para Pablo. Cuestan 5 euros y luego a través de un whattssap di mi dirección para su envío. Me contestó Carmela, la madre de Pablo, una chica simpatiquísima, trabajadora y con iniciativa. Me hizo mucha ilusión que me respondiera en persona, pues muchas veces dudamos de a donde van a parar nuestros actos solidarios. Y en este caso, todo tenía "sabor casero", y eso da mucha tranquilidad y te hace sentir que formas parte real del proyecto.

Fernando y yo durante nuestro simpático desayuno.

Seguimos con nuestro desayuno. Fernando con toda su paciencia y sencillez contesta a  mis preguntas:
¿Qué llevas en las alforjas? me explica la ropa que porta, la mínima y bien escogida, además de camisetas solidarias, tres medicinas, las cosas de aseo, cargadores, herramientas etc. Lleva en la bici un peso de alrededor de 32 kilos. ¿Qué piensa cuando está en ruta? siempre cosas positivas. ¿Dónde duermes? en albergues o en casas particulares que le ofrece la gente altruistamente. ¿Quién sufraga tu viaje? él mismo, todo sale íntegramente de su bolsillo. Me cuenta que el viaje está meticulosamente preparado con un programa informático. Hasta ahora no había tenido problemas importantes y nunca mejor dicho la expresión: todo iba sobre ruedas. A medida que han ido avanzando las etapas, si ha pasado por lluvia, viento en contra, errores de GPS, confusas autopistas... Él esperaba poder llegar a pesar de todas las dificultades físicas, técnicas y meteorológicas. Las cosas buenas también se han sucedido: gente que se ha interesado por su aventura, gente que le ha ayudado, alojado, animado, generosidad, bonitos paisajes... Me explica que Maven e hijos "Huyundai" asumen la donación de 0,50 euros por cada kilómetro realizado hasta París.

También me contó cosas de su vida. Trabaja como preparador físico, es licenciado en Educación física y ha participado como triatleta en numerosas competiciones deportivas; una de las últimas la "Quebrantahuesos", una dura prueba cicloturista de la que me cuenta anécdotas.
Después salimos fuera a hacernos unas fotos de recuerdo, y me enseña la bici, y me explica donde engancha la cámara. Me muestra lo que lleva en un bolsillo entre los manillares. Luego  cojo la bici, me sorprendo del peso y atisbo la dureza de este increíble reto.

Me cuesta despedirme de él. Ha sido un rato  muy agradable. Para terminar le cuento yo algo personal, algo que hace que su aventura me resulte cercana. Le explico que en 1933 mis abuelos hicieron el mismo viaje, pero en coche. Casi igual, desde la Torre de los Almendros hasta la Torre Eiffel. Ellos estaban en viaje de novios y así iniciaron su largo matrimonio de 67 años. A París, le tengo cariño por muchas razones, por ésta, por un viaje con mi querido padre y por otro muy especial a ver a Monet. Para él, sé que también va a ser inolvidable. París, será Pablo. Será una gesta imborrable.
Finalmente, nos despedimos. Él se marchó con su ilusión a prueba de bomba y yo me quedé mirando con verdadera admiración como su figura se iba haciendo más pequeñita, camino de esa Torre Eiffel.

Y supongo que querréis saber que pasó al final. ¿Llegó Fernando a la Torre Eiffel? 
Una imagen vale más que mil palabras.
¡Enhorabuena!¡ lo lograste! ¡Orgullosos de ti!


La cuenta para comprar camisetas y hacer donaciones:


ES13 3001 0037 413720013812

El envío cuesta 3.50 Euros, lo hace TOURLINE EXPRESS y el whattssap para dar la talla, dirección etc es 62653660
Facebook: Kilómetros Para Pablo. Almendralejo-París en bici

sábado, 2 de julio de 2016

Y FUI ENTREVISTADA POR UN PERSONAJE MIO...

Para finalizar la temporada, antes de cerrar por vacaciones, pensé en una manera divertida de hacerlo. La buena estrella de este año en mi vida, ha sido ha sido mi novela "Viaje al ayer". Y se merece un homenaje, concretamente se lo merecen mis personajes. Así que metí sus nombres en una bolsa y saqué uno.
¿Para qué? Pues... ¡Para que me entrevistase! ¿Quién mejor que un personaje mío para hacerlo?. Le ha tocado a Quintín, el político que vive en 1876, casado con tres hijos, que hace amistad y ayuda a Teresa la protagonista que vive en nuestro tiempo.
Quedo con Quintín en el Retiro. Delante de la estatua ecuestre a Alfonso XII. Quintín nunca la conoció, y sabía yo que le haría ilusión. Él, es la segunda vez que viaja a nuestro tiempo. ¿Cómo le he hecho venir esta vez?... es algo que quedará entre nosotros.

Me saluda muy ceremonioso. Como a Teresa. Tiene mucho calor, pero sin embargo va impecablemente vestido y no emite la mejor queja. Nos sentamos en un banco con vistas a la estatua, se emociona. (Os recuerdo que en su época, 1876 el rey acababa de llegar al trono).  La única condición que le pongo es que no me pregunte sobre lo que va a suceder a él y a sus más cercanos. Hay lectores que aún no han leído la novela. Muy educado acepta.

Quintín: Sonia. ¿De dónde hemos salido sus personajes? ¿Estamos inspirados en personas reales?  ¿Y los hechos?
Sonia: Ustedes, todos, han salido de mi imaginación, pero claro que tienen características de personas que han existido, incluso de seres a los que he querido, y  a los que he hecho revivir de esta forma. Y aunque la novela no tiene nada que ver con mi vida,  si reflejan alguna corrientes o experiencias emocionales de la misma.

Q. El verano mi familia y yo lo pasamos en Santander. la reina madre Isabel II pasará unos días allí. ¿Usted también veranea en el lugar de la familia real?
S. ¡Jaajajaja! No, no. La actual familia real veranea en Palma de Mallorca. Pero yo pasaré unos días en un sitio que no le voy a revelar, me perdonará, pero no soy un político famoso como usted.

Q. ¿Y qué hará usted? Eso sí me lo podrá decir... Si no es indiscreción.
S. Claro. Me dedicaré a pasear por la orilla del mar, a bañarme, hacer excursiones y a leer. Tengo pendientes las lecturas de mis amigos. "Tomenta solar" de Cristina Gumuzio y "El poder de la estirpe" de Toni Mesías.Y releeré a Stefan Zweig, que siempre me enseña algo.

Q. No conozco a ninguno.
S. No claro, al último si lo llegará a conocer, puesto que parte de su obra... eh... se escribirá... aún en vida de usted...

Q. Percibo cierto matiz angustioso en su voz. No se lamente, que a mi la muerte no me preocupa. ¿A usted le inspira temor acaso?
S. No. A mi tampoco, soy creyente, y ya tengo mis planes para cuando llegue al Cielo. Si me da temor la antesala de la misma.

Q. ¿Planes para cuando llegue al Cielo? ¿Qué piensa hacer?
S. Ya lo tengo hablado en mis conversaciones con Dios. Quiero que sus ángeles me enseñen a tocar todos los  instrumentos y a cantar. Justo lo que me está vetado ahora en la tierra.
Q. Piensa usted hacer mucho ruido...
S. Sí, bastante... pero ¡no voy a desafinar! Y otra cosa, la primera, será correr a ver a mis seres queridos, que sé que me esperan jóvenes y sanos. Y también tengo curiosidad por ver como son mis antepasados.

Q. Va a estar usted altamente entretenida. De momento peregrina usted por la tierra ¿Cuáles son sus planes literarios?
S- Tengo dos novelas terminadas y una tercera en preparación y mi intención es que vean la luz. Y pronto. Habrá sorpresas después del verano.

Q. ¿Mi familia y yo volveremos a salir en sus novelas? ¿Hay elementos que se repiten?
S. Quintín, nunca se sabe si volveré a echar mano de usted y sus consejos. Pero en las siguientes les dejaré en su tiempo. Los elementos que se repiten. Sí, los hay. Algo relacionado con mi tierra: Almendralejo, siempre habrá una mención, y también al arte, que es una de mis fuentes de inspiración,

Q. En los  últimos tiempos además de escribir sonetos, la veo aficionada a hacer acrónimos. Hágame  uno con su nombre y relaciónelo con su vida y la literatura.
S. Me pone en un aprieto, pero lo intento:

S- Sueños. Últimamente la vida me parece un sueño, donde las cosas se puede hacer grandes, por pequeñas que parezcan.
O- Optimismo. Intento ver la vida con esa O tan redonda, como un círculo, éste representa la perfección y yo soy una calamidad, pero ¡Ah! el optimismo me hace ver el vaso medio lleno.
N- Novelas. Será algo que me acompañen para siempre, las que lea y las que escriba.
I- Inquieto. Es el estado actual de mi espíritu. Deseo escribir, viajar, subir montañas, conocer gente, fotografiar el mundo con la mirada, la pluma y la cámara...
A-Alba y atardecer. Ambos me fascinan. Cada mañana me levanto con energía y curiosidad. Y con café, claro. Y cada atardecer doy gracias, sin mojigatería, pero con agradecimiento a Dios por el nuevo día regalado. 

Q. Gracias Sonia.  Para terminar pida un deseo pequeño y otro grande para este verano.
S. Uno pequeño: que me regalen un botijo de mi tierra para tener agua fresquita en la mesilla de noche. 
Uno grande: que mis seres queridos, los de ayer y hoy, sean felices.

Nos despedimos. Quintín, se marcha con su cochero-pantaruja de Almendralejo, y yo me alejo en  mi bici. Nos decimos adiós con la mano. ¿Nos volveremos a ver?.
¡Feliz verano a todos mis lectores!

Estatua ecuestre de Alfonso XII en el Retiro. Quintín y yo no salimos, pues podríamos modificar el pasado o el futuro.

lunes, 20 de junio de 2016

DISPARATADAS BODAS DE SEDA

Bodas de seda es lo que corresponde a un cuarto aniversario. Mi blog cumple  cuatro años y pensé que la mejor manera  de celebrarlo  era con mis amigos.
Propuse escribir un nuevo "Cadáver exquisito"  y lancé una invitación al aire. Los invitados  que acudieron a este aniversario, pluma y vela en mano; y  geniales autores de este disparatado y divertido relato, son: Ester B. José Manuel C. Ángela G. Manuel R. Ana D. Juncal N. Pía  C. Fernando P. Mar S. Manuela N. Ana F. Carla V. Carlos T. Laly F. Elvira P. Myriam L. Patricia M. Lourdes C. Atocha A. Antonio O. Ricardo Q. Estrella M. Marisa A. María Victoria M. Pepa P. María Fernanda M. Elena M. Sonia P. Juan-Luis D. María B. Manolo L. Lola L. María Luisa N. y Amalia C.

A todos os doy las gracias por participar en este cumpleaños literario y os felicito por vuestra imaginación, humor y creatividad. Como en la vez anterior, las intervenciones de cada invitado, están separadas por negritas.

La frase que daba el pistoletazo de salida era: "Las velas de la tarta, en lugar de apagarse, se encendían...

...Como si una presencia se esforzara a mantener el momento, llenando la estancia de claroscuros increíbles, las velas de la tarta en lugar de apagarse, se encendían, al igual que en feliz, feliz no cumpleaños...con su significado y contenido profundo. Comprendamos que el significado es el feliz aniversario de cuatro años de blog y lo más profundo, quizá, la gracia divina del Cielo para que sigan alumbrando. Mi hermano se acercó a mi despacio y me cogió de la mano...no sabía dónde podía llevarme, pero mi intuición me dijo que le siguiera...salimos al jardín persiguiendo una mariposa...que con la primera luz del albor se convirtió en hamster. Continuamos nuestro camino cogidos de la mano, algo en mi interior me decía que algo maravilloso nos iba a sorprender. Hasta que nos detuvo el borde del alcantilado, un momento de tranquilidad y paz hasta que el hamster intentó empujarnos hacia el abismo. De repente, cuando ya sentía el vacío bajo mis pies, desperté...Qué desgracia. Estábamos sólos. Sin el hamtster. El gato, mientras tanto se relamía ensangrentado. ¿Qué se habrá comido el gato? Eso le pasa a Marta en cada cumpleaños, me encanta poner velas trucadas. Las campanas, en su espadaña, repicaban sin fin. El cura, asustado, fue al campanario...peldaño tras peldaño...se le hizo interminable hasta llegar hasta arriba...sin respiración...Enfadado, se preguntaba quién habría osado ponerse a tocar, había en él una mezcla de furia y curiosidad que se tornó en sorpresa al verla, con la melena alborotada por el viento. Quería comunicar a los cuatro vientos, su buena nueva, en su vientre engendraba un nuevo ser, Pero en su fuero interno se preguntaba ¿Qué pensarán de ésto los demás? ¿Los demás? Nada bueno. Pero... ¿Y qué más da? Yo seguiré sóla, aunque necesito a alguien que camine conmigo.¡Sonia! ¡Sonia! Se oía gritar desde abajo...Pero Sonia ya no escuchaba, atrapada en el perezoso balanceo de aquellas barcas atracadas en el puerto. Ese día hacía ya mucho calor. Y a lo lejos, las gaviotas dejaban una estela. Y las olas enfurecidas avanzaban sobre la playa. Desde el campanario, se seguía divisando su silueta en la playa.Aparecía y desaparecía. Pensó que era una ilusión, pero ahí estaban las huellas.Tal como era.Unas huellas que deambulaban hacia el campanario. Campanario afilado, cuyos habitantes vestían medias de estambre y zapatos puntiagudos.Y desde allí giró sobre sus talones para enviar su mirada por otro hueco del campanario distinto al anterior, por lo que el paisaje que ante su vista surgía, cambiaba bruscamente como las tardes de verano ante una tormenta inesperada.De pronto se oyó un estruendo. Todas las miradas se volvieron a la playa a la que se acercaban olas gigantescas. Era como si el mismísimo infierno se hubiese trasladado al fondo de los mares.Un rayo cayó en la iglesia iluminando todo el entorno, las campanas rodaron ....Gracias a Dios, no hubo daños personales, sólo materiales, pero...las campanas rodaron, rodaron y aplastaron la tarta y por fin las velas se apagaron...pero no todas pues la que hacia el año 73, mi edad, quedó con un pábilo centelleante como diciendo ...a los 73 no se muere nadie. Oleeeeeeee ¡Me encanta!.Y colorín colorado... nunca se muere nadie si se lleva en el corazón. ¿Fue un sueño? ¿Un juego de rol? O ¿En realidad si pasó?Todo era muy extraño, ese rayo saliendo del mar me hizo pensar en animales imposibles de imaginar...¿Imaginar? Es retratar imágenes imposibles. Es eso que de la emoción te lleva a la lesión.

Y seguía retratando imágenes como si de un caleidoscopio se tratará, hasta que un arcoiris lleno de luz la cegó. La cegó, sí... la cegó; pero al mismo tiempo despertó a una realidad. En un lado oculto del PC, tenía su blog impecable, con una entrevista a la autora Patricia Ruffo; al otro lado, de Facebook su muro; donde asiduos lectores de sus entradas estaban celebrando un juego literario: su cumpleaños. De repente pensó ella: “Iré el próximo sábado a la Ciudad de la Cordialidad y allí con una gran tarta de Delgado (pasteleros) que servirá “Café Latino”, estarán los blogueros y los seguidores improvisados ellos, escritores de este relato”. Y entonces, cegada y vestida de blanco ibicenco, cayó por el acantilado gritando,mi tarta ,mi tarta.....repito, y entonces la cegadita vestida de blanco ibicenco, cayó por el acantilado y mientras caía gemia: ¡mi tarta,mi tarta!.¡Ay! Se tiró por el barranco toda vestida de blanco.Tarta...¡Eh!... ¿ me he quedado dormida? No sé. Si una vela fue aplastada por una campana, o es que la luz de mi cerebro, no se apaga ni en sueños. Qué difícil lo tengo dijo en tono jocoso. Si una vela fue aplastada por una campana y la luz de mi cerebro no se apaga ni en sueños ... ¡¡¡elemental querido Watson!!! observe atentamente durante 48 horas quién entra o sale con la llave.

    FIN
    La tarta de cumpleaños. Surrealista, naturalmente.







jueves, 2 de junio de 2016

¿NOS TOMAMOS UN MARTINI DE LETRAS?

Este es el post 50 de mi blog. Coincide también con mi entrada en esa década. Esto merece una gran celebración y lo voy a hacer con humor, una de las cualidades que prefiero en las personas. Y  aquí, fusiono humor y literatura con una entrevista a Patricia Ruffo, la nueva reina de la literatura de este género.

Me recibe en su casa, un ático desde el cual se ven los cielos de Madrid, esta chica vuela  alto sin duda.  Es ciudadana del mundo, pero tiene la calidez del mediterráneo, y lo percibo en el cariñoso abrazo que me da. Está descalza y me viene a la mente la foto de la contraportada de su libro, unos pies calzados con unos sugerentes zapatos rojos. También se conoce a la gente por su pies, y en este caso me da la pista de una cierta sofisticación.
Se ríe a carcajadas contándome una anécdota de una tómbola benéfica, la narración la salpica con expresiones en inglés que casan como anillo al dedo de lo que va contando. Tiene facilidad de palabra, y es una mujer  culta y segura de si misma. Y lo mejor es que te lo contagia. Yo salí de allí con un optimismo a prueba de bomba.

Su opera prima, la exitosa novela "1 martini, 2 palmeras, 3 idiotas" fue número uno en Amazon las pasadas Navidades " Y ahora conoce su versión en papel de la mano de la editorial Tejuelo.


Con la primera pregunta, pretendo acercarte al lector a través de algo, con lo que  creo, que se puede conocer un poco más a una persona: sus lecturas.

-Patricia ¿Qué libros te han marcado o te han gustado en tu trayectoria vital, en la infancia, adolescencia y madurez respectivamente?
En mi infancia, los cuentos de hadas de los hermanos Grimm, de Andersen, Las mil y una noches y la historia universal, especialmente las de Alejandro Magno y su conquista de Asia; y la de América y el descubrimiento. Me parecían los relatos más maravillosos del mundo. También me apasionaban los libros de historia del arte  y en concreto el etrusco, gándara, chino, persa y renacimiento italiano.
En mi adolescencia descubrí a los grandes autores en inglés: Henry James, las hermanas Brönte, Chesterton, Kerouac, Tagore, V. S. Naipaul... Los grandes nombres centroeuropeos: Lazlo Marai, Hesse, Philipp Roth, la novela francesa desde Mauriac, Anouilh, Malraux hasta Proust pasando por Françoise Sagan. Y en la actualidad soy una gran lectora de viajes e  historia antigua y contemporánea: William Daleymple, Patrick Leigh-Fermor, Peter Hopkirk, Kamen, Joseph Pérez... mayoritariamente autores ingleses, y también ensayo volviendo siempre a George Steiner, el gran maestro de la crítica literaria.

Tu libro está lleno de sorpresas a cada cual más hilarante. Vamos a jugar. Abro tu novela sin mirar, y al azar, aterrizo en la página 148 y leo: "-Sí, señor Goldberg- dijo Rajiv-, pero todas nuestras cenizas retornaran al Ganges. Ooooooommmmm...

-Como podemos ver tu novela tiene vocación internacional ¿Cómo piensas que se ríen un español, un inglés un alemán y un oriental?
Tuve la suerte de crecer escuchando y leyendo en tres idiomas y viajar desde muy joven. El mundo es multicultural y mis novelas y personajes lo son también. Creo que esta diferencia, vivir las tendencias y los movimientos donde se crean y cómo se generan, siempre nos enriquece y a mí me estimula la creatividad enormemente.
Hay un humor "educacional", que es propio, muy local, casi podemos denominarlo como "regional" o " costumbrista", y luego está el "gran" humor, que es el que nace del contraste, y frente al cual ya se sea oriental, escandinavo, alemán o español a todos se nos esboza una sonrisa o una abierta carcajada.


Considero todo un ejercicio de audacia atreverse con una novela de humor, es más fácil hacer llorar que reír. En tu libro el ingenio se aleja de chistes  estereotipo, y se disfruta de un humor inteligente.

-En literatura no buscas tu estilo, sino que este te encuentra. ¿Cómo te encontró a ti el humor?
 Mil gracias Sonia, pero ¡es el humor de mis personajes! ya tienen vida propia y ese es su análisis del mundo que les toca vivir y su forma tan particular y personal de resolver los conflictos.
El lenguaje configura el pensamiento y las palabras, su contenido, lo que nos provocan nunca es inocente. La palabra escrita tiene la extraña facultad de rebotar hacia el que la escribe y yo descubrí que escogiendo el lenguaje y sus contenidos de manera muy precisa, marcando sus ritmos y los contrastes era mucho más feliz y que era un estilo que me surgía de una forma totalmente natural; al final el humor es un posicionamiento vital, una manera muy propia de observar continuamente la realidad.

La vida real está llena de sucesos divertidos que parecen sacados de alguna ficción disparatada. Por eso para terminar me gustaría hacerlo con risas muy reales.

-¿Podrías contarnos alguna anécdota  que te haya sucedido durante la redacción o promoción de este libro?
¡Varias! y son tan divertidas y tan originales que mis personajes las han "robado" para la próxima novela de la saga "1 Martini, 2..." que ya se está terminando de escribir...



Muchísimas gracias Patricia, por tan enriquecedora entrevista. Decía Victor Borge que Santa Claus tenía la idea correcta: visita a la gente una vez al año. Eso esperamos los lectores: ¡Que nos visite  pronto una nueva novela tuya! 

Patricia Ruffo con su libro

Próximas actividades de Patricia Ruffo:

Presentación del libro en Sevilla el 9 de junio a las 19.h Tendrá lugar en la Fundación Valentín Madariaga. Avda. María Luisa s/n . Será presentado por Almudena de Arteaga.

El libro se puede adquirir en:

http://www.amazon.es/.../B01.../ref=s9_simh_gw_p351_d0_i1...


www.troa.es/libro/1-martini-2-palmeras-y-3-idiotas_870004

www.editorialtejuelo.com/



sábado, 23 de abril de 2016

UN CADÁVER EXQUISITO

Para celebrar el día del libro y conmemorar el IV centenario de la muerte de Cervantes, propuse a mis amigos de facebook jugar al cadáver exquisito. Este juego de palabras fue inventado por los surrealistas en 1925. Se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia.
Yo inicié la primera frase y a partir de ella, mis amigos debían seguir. A veces no continuaban la última frase, a veces se salían del guión... pero el resultado ha sido muy divertido. Completamente disparatado, hilarante y con momentos muy brillantes. Aquí tenéis el cadáver exquisito escrito al alimón por Ana, Ana Isabel, Antonio, Manolo, Manolo, Luis, Carlos, Maritere, Lourdes, Amalia, Juncal, María Luisa, Juan José, María, Ricardo, Ester, Antonio, Marina, Marisa, Carla, Constanza, Enrique, Gracia, Julian, Juan Ramón, Marichu, Manuela, Manuel y Maruja. Entre ellos hay escritores, pintores, fotógrafos, amas de casa, un arquitecto, un militar, un veterinario, empresarios... 
He ido alternando las frases en negrita y distinto tamaño para separar la participación de cada  persona.
A mis amigos: ¡Muchísimas gracias!. Y a todos los lectores: ¡Feliz día del libro!

"El color azul se ha salido del lienzo, me está manchando el pie. Pero cuando voy a limpiarlo, empiezo a ver formas...de repente empiezan a moverse de una forma original, como si tuvieran vida propia, y adoptando figuras diversas, desapareciendo y volviendo a aparecer. Como soy daltónico, me es difícil limpiar la pintura y comienzo a desesperarme. ¡Ya sé! cogeré el disolvente y eliminaré la pintura, pero al abrir el disolvente... me doy cuenta de que se ha evaporado... no me queda más remedio que usar papel de lija y lijar. Empiezo por una esquina, y aunque mis manos acarician suavemente la tela, bastan apenas unos instantes para que las formas que una vez soñaron mis viejos pinceles, yazcan a mis pies convertidos en cenizas sin humo. La lija es sencillamente devastadora. Me pregunto si debo seguir o no... Seguir o no seguir... ¿A quién me recuerda esta frase?. No sigas. Miro a mi alrededor y no veo a nadie, me invade el temor, me levanto y busco fuera por si alguien entró sin darme cuenta. Esto me recuerda a la que estropeó el cuadro del Cristo, que luego se hizo tan famosa. Y ese recuerdo dibujó una sonrisa en mi cara, pues me devolvió a mi niñez. Que aunque parezca mentira, y a pesar de los años, la sigo conservando... Sí, me gusta conservar esos recuerdos, al rememorarlos, vuelvo a vivir esos momentos, pero sólo los amables, los otros... que se los lleve el viento. Siempre quise tener unos zapatos azules, ya sé, iré a por unos del armario y los teñiré, aunque pensándolo bien a mi lo que me gusta ahora es ir descalzo.Los pies son los cimientos donde descansa el edificio de nuestro cuerpo. Así que ahora tengo mis cimientos de color azul...lo que tampoco es desagradable en modo alguno.Con mis azules zapatos, camino por el sendero, que en abril, se muestra bordeado de amapolas. Estaba totalmente ensimismado en estos pensamientos, cuando de repente, un movimiento inesperado, como de un enorme aleteo me devolvió a la realidad. Era el aleteo de una avispa que no me dejaba estar tranquila y poder descansar un rato de siesta. La primavera ha irrumpido con fuerza en todas sus manifestaciones, los insectos polinizando los campos de amapolas. Los ríos fluyen con gran caudal, después de un invierno muy gélido y lluvioso. La mancha comienza a extenderse lentamente, colándose entre mis dedos. ¿Y si cambio el azul por un campo de amapolas? No, no-se dijo. Tengo que saber cual es la realidad. Haber naufragado y encontrarme solo en esta isla, me está volviendo loco. No quiero ser chinche, pero si lo voy a ser. Las muertes no se celebran, se conmemoran. Había tal silencio en mi vida  que creí escuchar el canto de los chinches. Cuando revisé personalmente los servicios de pesticidas para mi apartamento, ninguna compañía quiso garantizar su trabajo, y los precios eran astronómicos .Además, mientras más buscaba, más me daba cuenta de que los pesticidas modernos no tienen efecto en los chinches de cama. Estupendo. ¿Estupendo? ¿Un cambio de colchón? Sí, estupendo. Claro que lo es, es mucho más cómodo y la imaginación vuela. A mi me ocurrió algo parecido, di parte a mi seguro y me dijo que "nones". Y ahí es cuando te viene a la cabeza el anuncio de Lo Mónaco. Estupendos colchones. Y el de Reig. Reig Martí, solo pensar en él me recorren escalofríos de la ternura con que me acunaba y me acariciaba las noches de mi soledad invernal. Me acuerdo hasta de Lorenzo Lamas, el rey de las camas. En esta maldita cama se acostó Don Quijote, luego la ventera y su hija le emplastaron de arriba a abajo, alumbrándoles Maritornes, que así se llamaba la asturiana. Mi cabeza no para, o dejo la Blue Pernod Fils o me volveré loco. Ya sé, dejaré los pinceles, iré a Place du Tertre a ver a Henri Toulouse y me pasaré por Moulin , que me den un adelanto por el cuadro. La Macarona se niega al adelanto, lo intentaré con Toulouse y si no con  la Gouloue. Es entonces cuando me encontré con ese misterioso marchante, amante de Matisse, mezcla de snob y gitano, con esa mirada turbia e inquietante, presagio de no se qué historias desconcertantes en no se qué turbios mundos.Te quiero, te amo y no sé que me pasa... Me perdí ¿Esto se puede reconducir? Íbamos por un colchón azul con chinches y de repente estamos cerca del Sena en un bateau moche naufragado lleno de afganos. Así son los sueños. ¿Sueños? ¿Sueños? Que toda la vida es sueño y mira las horas que son. Sigo esperando un "no" por respuesta de la araña que sube por la pared. En la pared. ¡Oh! está todo difuminado. ¿Alguien me puede explicar lo que veo? ¿Es la panza de Sancho o de Zancho? ¿O del Harnina quizás? ¿O del Harnina quizás? Sí, allí en San Marcos, fueron los primeros pobladores y a este término corresponde el término rebaños de ovejas... Si Quijote hubiese llegado hasta allí a alancearlas con coraje diciendo: " Animo caballeros, aquí estoy para ayudaros". Mejor hubiese ido a la Feria de Sevilla, allí se le habrían acabado las dudas. Solo con la luz y la gama de colores... a lo mejor hubiese encontrado el dichoso color azul que nos ha traído hasta aquí. No logro encontrar ese azul, ni siquiera en un día como hoy mirando al cielo donde todo es oscuro, denso y plomizo. Es imposible pintar con el cacao político que tenemos. No sé si drogarme hasta 2020. No tires la toalla , ayudemos a recuperar la ilusión por los colores de la Madre Patria. La Madre Patria es para los que tenemos nómina, no para los que creen que su sangre es azul...¿Azul?  ¿Por qué me viene repetidamente ese color a mi mente?  Creo que debería tirar a la basura ese desgastado DVD de Mercero."

Fin
 Este es el cuadro que inspiró la primera frase de este relato.

jueves, 17 de marzo de 2016

MUSEO DEL ESCRITOR

Hay en  Madrid un pequeño, pero gran rincón lleno de encanto  y magia; el museo del escritor.
En el hay más de 5000 objetos, de los que se expone una parte de ellos, y que pertenecieron a escritores, todos con el común denominador de escribir en castellano y de 19 países diferentes. Este museo cuida la memoria personal de los escritores. Nos los muestran como gente común y a través de pertenencias significativas para ellos. Están agrupados en vitrinas donde se exponen dispares objetos donados por ellos o por sus familias.
Os enseño algunos que me han llamado la atención:

Objetos de Augusto Monterroso

Esta vitrina pertenece a Augusto Monterroso (1921-2003) Uno de los iniciadores del microrrelato. Es célebre este: "Cuando despertó, el dinosaurio seguía allí" Entre lo expuesto hay figuritas que le regalaban sus lectores, y que representan personajes de sus fábulas. Se ve la oveja,  que recuerda a  "La oveja negra y otras fábulas" La botella de vino tiene ese mismo nombre y fue embotellada en una bodega riojana, la que veis se la bebió él mismo.

Del poeta José Hierro (1922-2002) se exponen además de unas plumas usadas por él, unos pinceles y acuarelas, pues le gustaba mucho la pintura.

Vitrina de José Hierro

Hay una vitrina que comparten Nicanor Parra (1914) y Juan Marsé (1933) ambos premios Cervantes. Del primero, que aún vive a sus 101 años, se expone un coche escarabajo. El escritor, por su edad, dejó de conducir hace algunos años y desde entonces sus amigos le regalan miniaturas de éste modelo, que era su coche preferido. De Juan Marsé podemos ver su pipa.


Vitrina de dos premios Cervantes

Baby de Terence Moix

Reproducción de un baby que le regalaron a Terenci Moix  (1942-2003) sus amigos en un cumpleaños, idéntico al usado por él de niño.

De Miguel Delibes (1920-2010) se pueden ver sus tirantes, gafas, cartuchera. Era cazador, pero gran amante de la naturaleza, Y un carnet que le permitía el pase a cines cuando hacía críticas de películas.



La anécdota de la tarde. Durante mi visita he coincidido con  alguien que tiene una vitrina, y que se encontraba allí, en carne y hueso: era la poeta costarricense Silvia Castro Méndez,  premio  Aquileo Echevarría por su libro "Agua". Regaló al Museo unas gafas y un abre cartas. Muy amable,  accedió a hacerse una foto conmigo.

Con la poeta Silvia Castro

Gafas y abrecartas de Silvia Castro.

... Y dentro de algunos años ¡Sería feliz de tener una vitrina! Y donaría esto:


Mi lápiz, el cuaderno donde anoto ideas sobre personajes, argumentos etc y un objeto entrañable para mí: las llaves de la que fue la casa de mis abuelos, con el llavero que tenía mi abuela: su querida Virgen de la Piedad de Almendralejo.