sábado, 23 de abril de 2016

UN CADÁVER EXQUISITO

Para celebrar el día del libro y conmemorar el IV centenario de la muerte de Cervantes, propuse a mis amigos de facebook jugar al cadáver exquisito. Este juego de palabras fue inventado por los surrealistas en 1925. Se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia.
Yo inicié la primera frase y a partir de ella, mis amigos debían seguir. A veces no continuaban la última frase, a veces se salían del guión... pero el resultado ha sido muy divertido. Completamente disparatado, hilarante y con momentos muy brillantes. Aquí tenéis el cadáver exquisito escrito al alimón por Ana, Ana Isabel, Antonio, Manolo, Manolo, Luis, Carlos, Maritere, Lourdes, Amalia, Juncal, María Luisa, Juan José, María, Ricardo, Ester, Antonio, Marina, Marisa, Carla, Constanza, Enrique, Gracia, Julian, Juan Ramón, Marichu, Manuela, Manuel y Maruja. Entre ellos hay escritores, pintores, fotógrafos, amas de casa, un arquitecto, un militar, un veterinario, empresarios... 
He ido alternando las frases en negrita y distinto tamaño para separar la participación de cada  persona.
A mis amigos: ¡Muchísimas gracias!. Y a todos los lectores: ¡Feliz día del libro!

"El color azul se ha salido del lienzo, me está manchando el pie. Pero cuando voy a limpiarlo, empiezo a ver formas...de repente empiezan a moverse de una forma original, como si tuvieran vida propia, y adoptando figuras diversas, desapareciendo y volviendo a aparecer. Como soy daltónico, me es difícil limpiar la pintura y comienzo a desesperarme. ¡Ya sé! cogeré el disolvente y eliminaré la pintura, pero al abrir el disolvente... me doy cuenta de que se ha evaporado... no me queda más remedio que usar papel de lija y lijar. Empiezo por una esquina, y aunque mis manos acarician suavemente la tela, bastan apenas unos instantes para que las formas que una vez soñaron mis viejos pinceles, yazcan a mis pies convertidos en cenizas sin humo. La lija es sencillamente devastadora. Me pregunto si debo seguir o no... Seguir o no seguir... ¿A quién me recuerda esta frase?. No sigas. Miro a mi alrededor y no veo a nadie, me invade el temor, me levanto y busco fuera por si alguien entró sin darme cuenta. Esto me recuerda a la que estropeó el cuadro del Cristo, que luego se hizo tan famosa. Y ese recuerdo dibujó una sonrisa en mi cara, pues me devolvió a mi niñez. Que aunque parezca mentira, y a pesar de los años, la sigo conservando... Sí, me gusta conservar esos recuerdos, al rememorarlos, vuelvo a vivir esos momentos, pero sólo los amables, los otros... que se los lleve el viento. Siempre quise tener unos zapatos azules, ya sé, iré a por unos del armario y los teñiré, aunque pensándolo bien a mi lo que me gusta ahora es ir descalzo.Los pies son los cimientos donde descansa el edificio de nuestro cuerpo. Así que ahora tengo mis cimientos de color azul...lo que tampoco es desagradable en modo alguno.Con mis azules zapatos, camino por el sendero, que en abril, se muestra bordeado de amapolas. Estaba totalmente ensimismado en estos pensamientos, cuando de repente, un movimiento inesperado, como de un enorme aleteo me devolvió a la realidad. Era el aleteo de una avispa que no me dejaba estar tranquila y poder descansar un rato de siesta. La primavera ha irrumpido con fuerza en todas sus manifestaciones, los insectos polinizando los campos de amapolas. Los ríos fluyen con gran caudal, después de un invierno muy gélido y lluvioso. La mancha comienza a extenderse lentamente, colándose entre mis dedos. ¿Y si cambio el azul por un campo de amapolas? No, no-se dijo. Tengo que saber cual es la realidad. Haber naufragado y encontrarme solo en esta isla, me está volviendo loco. No quiero ser chinche, pero si lo voy a ser. Las muertes no se celebran, se conmemoran. Había tal silencio en mi vida  que creí escuchar el canto de los chinches. Cuando revisé personalmente los servicios de pesticidas para mi apartamento, ninguna compañía quiso garantizar su trabajo, y los precios eran astronómicos .Además, mientras más buscaba, más me daba cuenta de que los pesticidas modernos no tienen efecto en los chinches de cama. Estupendo. ¿Estupendo? ¿Un cambio de colchón? Sí, estupendo. Claro que lo es, es mucho más cómodo y la imaginación vuela. A mi me ocurrió algo parecido, di parte a mi seguro y me dijo que "nones". Y ahí es cuando te viene a la cabeza el anuncio de Lo Mónaco. Estupendos colchones. Y el de Reig. Reig Martí, solo pensar en él me recorren escalofríos de la ternura con que me acunaba y me acariciaba las noches de mi soledad invernal. Me acuerdo hasta de Lorenzo Lamas, el rey de las camas. En esta maldita cama se acostó Don Quijote, luego la ventera y su hija le emplastaron de arriba a abajo, alumbrándoles Maritornes, que así se llamaba la asturiana. Mi cabeza no para, o dejo la Blue Pernod Fils o me volveré loco. Ya sé, dejaré los pinceles, iré a Place du Tertre a ver a Henri Toulouse y me pasaré por Moulin , que me den un adelanto por el cuadro. La Macarona se niega al adelanto, lo intentaré con Toulouse y si no con  la Gouloue. Es entonces cuando me encontré con ese misterioso marchante, amante de Matisse, mezcla de snob y gitano, con esa mirada turbia e inquietante, presagio de no se qué historias desconcertantes en no se qué turbios mundos.Te quiero, te amo y no sé que me pasa... Me perdí ¿Esto se puede reconducir? Íbamos por un colchón azul con chinches y de repente estamos cerca del Sena en un bateau moche naufragado lleno de afganos. Así son los sueños. ¿Sueños? ¿Sueños? Que toda la vida es sueño y mira las horas que son. Sigo esperando un "no" por respuesta de la araña que sube por la pared. En la pared. ¡Oh! está todo difuminado. ¿Alguien me puede explicar lo que veo? ¿Es la panza de Sancho o de Zancho? ¿O del Harnina quizás? ¿O del Harnina quizás? Sí, allí en San Marcos, fueron los primeros pobladores y a este término corresponde el término rebaños de ovejas... Si Quijote hubiese llegado hasta allí a alancearlas con coraje diciendo: " Animo caballeros, aquí estoy para ayudaros". Mejor hubiese ido a la Feria de Sevilla, allí se le habrían acabado las dudas. Solo con la luz y la gama de colores... a lo mejor hubiese encontrado el dichoso color azul que nos ha traído hasta aquí. No logro encontrar ese azul, ni siquiera en un día como hoy mirando al cielo donde todo es oscuro, denso y plomizo. Es imposible pintar con el cacao político que tenemos. No sé si drogarme hasta 2020. No tires la toalla , ayudemos a recuperar la ilusión por los colores de la Madre Patria. La Madre Patria es para los que tenemos nómina, no para los que creen que su sangre es azul...¿Azul?  ¿Por qué me viene repetidamente ese color a mi mente?  Creo que debería tirar a la basura ese desgastado DVD de Mercero."

Fin
 Este es el cuadro que inspiró la primera frase de este relato.